Productividad en la Economía del Conocimiento

Por: Dra. María Elena Marroco

 

 

Desarrollo Humano

La nueva educación se impone su enfoque es humanista-cognitivo de la personalidad, de las relaciones interpersonales y de la libertad para aprender; y su propósito es la adaptación del individuo al medio ambiente con responsabilidad. incluye el binomio (individuo-entorno), y aunque se sabe, no se considera suficiente las características del momento, por eso la reseña a continuación acerca de los albores del siglo XXI.

Viejos y nuevos paradigmas conviven al mismo tiempo en la realidad que vivimos, con visiones diferentes de encontrar soluciones ante cualquier problema; en general, se perciben en forma de crisis en todas direcciones, debido en mi opinión, a la inexperiencia de la humanidad en adaptarse a un medio con nuevos obstáculos.

La humanidad ha evolucionado a través del tiempo hasta llegar a una sociedad marcada por una economía del conocimiento para generar riqueza; estamos en una sociedad global, y a pesar de esto se siguen usando métodos y procedimientos más simples, propios del ayer; por este motivo, hay que diferenciar entre la visión de antes y la nueva era y así comprender hacia donde debemos evolucionar nosotros para resolver los problemas con acierto.

Hacia atrás se educó para transmitir la cultura de la humanidad, pero en adelante, casi todos los países han convenido que las personas debemos tener otro rol, la de ser sabios, informados y éticos, porque estamos llamados a crear conocimientos con responsabilidad, para proveer bienestar, en vez de generar, que también podemos, un mayor desastre. Es un cambio de valores y principios (cultura) para sustentar el nuevo propósito de la educación, y un cambio en el estilo del funcionamiento y organización administrativa de la institución escolar; en este contexto, la universidad del siglo XXI  deberá satisfacer otras expectativas: en vez de profesores deberá contar con diseñadores de experiencias de aprendizaje, de procesos y ambientes, con un estilo muy diferente al aprendizaje individual mediante la lectura y escritura, para convertirse en arquitectos del aprendizaje.

    

Pareciera fácil llevar esto a la práctica, pero a pesar de los muchos intentos en investigación educacional, los resultados han sido solo mejoras en aspectos parciales, que no han hecho posible lograr la nueva visión. Se necesita que la gente, se mueva en la misma frecuencia que ha cambiado el mundo, ahora mucho más rápido, con un comportamiento en armonía con el nuevo orden de las cosas, clave que determina nuestra propia felicidad y condiciona la productividad material, espiritual y social de la humanidad en la nueva era del conocimiento. El enfoque cibernético considero nos ayuda a satisfacer este compromiso.

Además, Educación y Empleo deben ir de la mano, obligados por el nuevo sistema de generar riqueza que significa asumir nuevas exigencias, que reclaman de nosotros otras competencias, además de   lo aprendido en el nivel formal de educación.

Sobre la calidad de la educación propongo   tres aspectos:

1.- La nueva educación.  

2.- Los sistemas educativos.

3.- La evaluación de la educación de calidad.

Capital Humano para la Productividad

El nivel de productividad de las organizaciones lo conecto con su nivel de competitividad en su comportamiento holístico en términos de competencia (eficacia y eficiencia) y que se traduce en la forma de elaboración de la calidad de los productos, adición de características deseables, mejora de la tecnología y superación en la producción.

La ventaja competitiva, en términos generales, implica siempre la presencia de estrategias propias de la oportunidad, porque no existen las de carácter universal. Así es que la organización tendrá que realizar actividades peculiares y estructurar acciones para lograr un distingo, una diferencia por la cual pueda ser reconocida. Lo importante, es la innovación, que aparece cuando somos capaces de seguir nuestra intuición y percepción, este panorama nos evidencia la necesidad de un personal con un nuevo perfil creativo e innovador, perceptivo e intuitivo, abierto al aprendizaje permanente y a los proyectos de transformación que el entorno  sugiera. Ellos deben ser capaces de mantenerse vigilantes de ese proceso que nunca finaliza y que hace posible el valor agregado diferente e imprevisto; igualmente podrán construir las actividades necesarias como estrategias para establecer la cadena de valor y así asegurar la mayor productividad con el significado de mayor nivel de calidad y de competencia. Este es el único camino para ser las organizaciones más proactivas al considerar los aspectos intangibles como clave para crear, sustentar, acelerar y hacer crecer a las empresas, a partir del desarrollo humano convertido en agentes y promotores de los cambios.

El nudo de la cuestión es, conseguir la nueva dimensión en la formación cuando “Aprenden mientras producen” porque no tiene caso paralizar nuestro presente, con el pretexto de mejorar el futuro. Lo indicado para mí, es promover un cambio de comportamiento del personal en la forma de trabajar.

Es necesario una nueva educación en las organizaciones  para mantenerse exitosos en un entorno en permanentes crisis y desviaciones no resueltas que nos apartan de nuestros objetivos y metas, producto de adaptaciones inadecuadas ante el torbellino de imprevistos. Todo ocurre con mucha rapidez y con periodos muy cortos de estabilidad, lo cual exige a las organizaciones mejorar su VELOCIDAD de respuesta ante los cambios que le impone el entorno; su CREATIVIDAD en generar valor agregado, para distinguirse de la competencia y ser más competitiva y su FLEXIBILIDAD para aceptar los contratiempos y convertirlos en oportunidades.

Algunos eligen el camino de las fusiones porque creen son una solución  que solo exige de un profundo análisis económico financiero, pero a pesar de cumplir con este requisito, dos tercios de las combinaciones de empresas realizadas en los países del mundo occidental han acabado siendo un fracaso y la mitad de ellas, han terminado deshaciendo la unión.

Tenemos que encontrar un camino diferente en cuanto al funcionamiento de nuestras empresas, y de nuestras vidas que representará la visión de futuro El primer paso es “aprender a cambiar” con el fin de desarrollar la Aptitud para incorporarse al nuevo ambiente social de forma pertinente, que incluye cualquier manifestación, y así alcanzar, la ventaja competitiva para ser exitosos en todos los sentidos.

¡ES BUENO MEJORAR. AÚN MEJOR APRENDER A CAMBIAR!

Queremos ser parte del desarrollo de tu organización y por eso ponemos a tu disposición nuestras capacidades y conocimiento.

© 2020 MARROCO PRODUCTS.

Todos los derechos reservados

c3po